Buscar
  • Karen C

10 lecciones duras que te harán más exitoso


Imagen de: Laboratorios Tegor.

Nadie dijo que triunfar en la vida y en los negocios fuera sencillo.


Todos fracasamos en la vida y el fracaso puede ser una experiencia devastadora. Y lo único que separa a la gente exitosa de la que no lo es, es la forma en la que afrontan esas caídas.

Cuando adoptas la actitud correcta, el fracaso se convierte en el mejor de los maestros. Interrumpe tu rutina y te da la oportunidad de explorar nuevas soluciones, pero sólo si tienes la actitud correcta.

Es posible ver los fracasos como un reflejo de nuestras habilidades o como oportunidades para crecer. La próxima vez que te encuentres a ti mismo victimizándote por tu fracaso, enfócate en lo que sí puedes controlar: tu actitud.

La mayoría de las mejores lecciones que suceden en nuestra vida suelen ser las más difíciles de aceptar con buena actitud. Pues  son las que retan tu flexibilidad y tus ganas de aprender. 

1. El primer paso siempre es el más difícil

Cuando quieres lograr algo importante, el primer paso será incómodo, incluso aterrador. Pero cuando te atreves a hacer ese primer movimiento, la ansiedad y el miedo se disipan en nombre de la acción. La gente que se avienta de cabeza en su primer paso no necesariamente es más fuerte que el resto, simplemente aprendieron que hacerlo así les da mejores  resultados. Saben que el dolor de empezar es inevitable y que procrastinar sólo prolonga el sufrimiento.

2. Lo bueno toma tiempo

El éxito, requiere tiempo y esfuerzo. El autor Malcolm Gladwell sugiere que dominar algo, cualquier cosa, requiere de 10 mil horas de práctica. Mucha gente exitosa estaría de acuerdo. Como por ejemplo, Henry Ford, cuyos dos primeros negocios automotrices fracasaron antes de que empezara Ford a los 45 años; o en el autor Harry Bernstein que dedicó su vida entera a la escritura antes de lograr un best seller a los 96. Cuando finalmente tienes éxito te das cuenta de que el camino fue la mejor parte.

3. Estar ocupado no significa ser productivo

Observa a tu alrededor. Todos parecen estar muy ocupados, corriendo de un lado a otro. Sin embargo, ¿cuántos están siendo realmente productivos, logrando algo de alto nivel? El éxito no sale del movimiento y la actividad, viene de la concentración, de asegurarte que tu tiempo se está usando de manera eficiente y productiva. Tienes la misma cantidad de horas en el día que el resto del mundo, así que úsalas inteligentemente. Asegúrate de que tu esfuerzo esté dedicado a tareas que dan resultados.

4. Siempre tendrás menos control del que quisieras

Puedes controlar cómo reaccionas a las cosas que están fuera de tu control. Tu reacción es lo que convierte un error en una experiencia de aprendizaje. No puedes ganar todas las batallas, pero con la actitud correcta puedes ganar la guerra.

5. Sólo eres tan bueno como la gente de la que te rodeas

Intenta rodearte de personas que te inspiren, gente que te haga querer ser mejor. Y probablemente lo seas. La vida es demasiado corta como para rodearte de personas que no aporten algo bueno. Es momento de dejarlos ir.

6. Tus problemas más grandes son mentales

La mayor parte de nuestros problemas ocurren porque vivimos en un viaje constante en el tiempo: nos vamos al pasado y nos arrepentimos de lo que hicimos, o nos vamos al futuro y nos sentimos ansiosos por cosas que todavía no pasan. Es muy fácil atorarnos en el pasado o proyectarnos al futuro, pero cuando lo haces pierdes de vista lo que realmente puedes controlar: el presente. Enfócate en el vivir el hoy.

7. Tu autoestima debe venir de adentro

Cuando tu sentido de placer y satisfacción viene de compararte con otros, no estás en control de tu propio destino. Cuando te sientas bien por algo que hiciste, no dejes que la opinión o los logros de alguien más te quiten ese sentimiento. No importa lo que otros piensen o hagan, tu autoestima viene de ti. 

8. No todos te van a apoyar

Quizás la mayoría no lo haga. Algunas personas te inundarán con negatividad, comentarios agresivos, enojo o envidia, pero nada de eso importa porque, como dijo el Dr. Seuss, “a los que importan no les importa, y a los que les importa no importan”. No podemos tener el apoyo de todo el mundo, y definitivamente no podemos emplear nuestro tiempo o energía tratando de convencer a los que no lo hacen. Comienza a ignorar las opiniones negativas y agradece el apoyo de los pocos que lo harán. 

9. La perfección no existe

No hagas de la perfección tu objetivo porque no existe. Los humanos nos equivocamos por naturaleza. Si la perfección es tu objetivo siempre te quedarás con un sentimiento de fracaso que te hará querer renunciar o reducir tu esfuerzo. 

10. El miedo es la principal fuente de arrepentimiento

Que no te de miedo tomar riesgos. “¿qué es lo peor que puede pasar?”. Lo peor sería permitirte morir por dentro mientras sigues vivo. Así que sal de la pecera y explora nuevas posibilidades. 


5 vistas