Buscar
  • Karen C

10 maneras de combatir el síndrome del "burnout"


El desgaste profesional nos llega a todos en algún punto de nuestras carreras. Aquí te decimos cómo hacer parar y cambiar de dirección.

El desgaste profesional , mejor conocido como síndrome del burnout, puede afectar a cualquiera. Ya sea que dirijas un negocio, tengas un trabajo empresarial estresante o simplemente, te esté costando cumplir con las demandas de los amigos, familiares y la vida laboral, estás expuesto a padecer burnout.

Aquí 13 métodos poco convencionales que te pueden ayudar a superar el desgaste.

1. Ve caricaturas

Ya se que parece tonto porque precisamente el problema es que ya no somos unos niños, esto permite regresar a la niñez y olvidarse del estrés para tener una mejor perspectiva de la vida. Tal vez las caricaturas no son lo tuyo, pero la esencia del consejo es que busques algo que de niño te emocionaba. Verás cuánto te ayuda.

2. Pregúntate cómo

Otra manera maravillosa de superar el burnout es dejar de decir “No puedo” y empezar a preguntar “¿Cómo?”. No digas “No puedo manejar esto”, mejor di “¿Cómo puedo manejar esto?”. Este pequeño cambio te pone en un mucho mejor lugar mental para desarrollar la creatividad, resolver problemas y a seguir adelante, sin importar que tan estancado te sientas.

3. Usa hábitos

Los hábitos son una gran herramienta para combatir el hartazgo porque te ayudan a reducir el proceso consciente de tomar decisiones. Cosas como comer sanamente y hacer ejercicio suelen ser las primeras que desaparecen cuando te sientes muy estresado, a menos que sean hábitos tan arraigados en tu vida diaria que ya los hagas sin pensar.

4. Divide tus metas grandes en pequeños objetivos

A veces, el burnout surge cuando la meta a la que queremos llegar es demasiado grande. En lugar de dejar que esto te estrese, tómate el tiempo para fragmentar tus grandes planes en objetivos más manejables. De esta manera, verás que es mucho más fácil empezar a trabajar porque el tamaño de tus pendientes es menos atemorizante.

5. Modifica tu ambiente de trabajo

En lugar de perder el tiempo esperando a que te llegue la inspiración en un lugar que claramente no te está ayudando, sal y busca algo nuevo.

Si puedes, trata de trabajar desde otra parte. Si el clima lo permite, labora al aire libre o en una cafetería. A veces, el simple cambio de escenario puede ser refrescante y suficiente para combatir el cansancio.

6. Redefine el éxito

Muchas ideas para combatir el burnout buscan ayudarte a lograr a hacer más y más cosas, pero también puedes tratar otra perspectiva. ¿Qué tal si redefines el éxito? ¿Qué tal si empiezas a ver el proceso de completar el trabajo como algo tan disfrutable como llegar a la meta?

Tal vez te des cuenta de que ya tienes lo que quieres y que es momento de bajar un poco el ritmo de trabajo para disfrutar los frutos de tu esfuerzo, sin el desgaste que conlleva.

7. Solo haz tres cosas

Una de las mayores causas del hartazgo laboral es tener una lista de pendientes que esté permanentemente llena. Para combatir esto, primero debes forzarte a planear hacer solo tres cosas importantes cada día de trabajo. Puedes hacer más sí así lo deseas, pero tampoco se trata de presionarte. Esto te ayuda a priorizar mejor tus pendientes y te empuja a decir “no” cuando sea necesario. También te ayudará a no sentirte tan presionado, asumiendo que los puntos en tu lista de pendientes no sean cosas como “escribir un libro” o “abrir una nueva empresa”.

8. Considera cambiar de empleo

Muchas veces, la misma compañía para la que trabajas puede ser el origen del burnout. Tal vez es momento de cambiar de empleo si crees que tu labor diaria se ha convertido en algo que simplemente ya no te gusta o que tu jefe o compañeros de área generan un ambiente tóxico.

9. Tómate un periodo para trabajar “menos”

Si puedes, reduce tus horas de trabajo o simplemente tómate unas vacaciones. Estas pausas te ayudan a reagruparte y enfocarte en lo verdaderamente importante.

10. No te rindas

El problema con el síndrome del burnout es que es diferente para todos. Lo que funcionó para algunos puede no ser la clave para ti, pero el secreto es nunca darse por vencido. Hay una versión sana, manejable y productiva de tu vida, solo toma algo de tiempo encontrarla. Así que sigue buscando e intenta nuevos cambios hasta que encuentres lo que te funcione. Nunca se sabe dónde o cuándo podrías encontrar la solución a tus problemas.

19 vistas