Buscar
  • Karen C

10 señales de que eres emprendedor


¿Infeliz en tu trabajo? Es posible que seas un emprendedor.


Un día estás sentado en tu oficina y de repente se te prende el foco con una idea de negocios. Después de unos días en los que contemplaste la idea, decides que no vale la pena trabajar en ella.

Puede que tengas las cualidades de emprendedor, pero has estado enfocado en en la rutina y en cubrir los gastos que implican tus necesidades. Si has estado pensando en emprender, revisa antes si reúnes estas características:

1. Tu "mente de negocios" empezó a trabajar desde edad temprana

Recuerda cuando eras joven. ¿Eras el tipo de niño que le interesaba hacer dinero extra? Ese es uno de los comunes denominadores entre emprendedores exitosos.

Por ejemplo, Daymond John creó lápices personalizados para niñas cuando estaba en primer grado. Mark Cuban vendió bolsas de basura en su vecindario a los 12 años.

En pocas palabras, los engranajes de la "mente de negocios" del emprendedor empiezan a girar a temprana edad. Si siempre has pensado en maneras de hacer dinero, probablemente has sido un emprendedor toda tu vida, pero no te habías dado cuenta.

2. Empiezas las cosas por tu cuenta

Los emprendedores son conocidos por construir sus propios caminos. No siguen a otros ni dejan que las distracciones interfieran.

Reflexiona sobre tu vida. ¿Comenzaste una organización en la escuela? ¿Has sido voluntario en alguna labor de caridad? Cuando hay un proyecto de trabajo, ¿Eres la persona que toma las riendas y lideraz al equipo?

Esas son señales de que tienes una personalidad de "hacer el trabajo", lo cual es esencial para hacer de tu visión una realidad. Esta es una muy buena señal de que eres un emprendedor.

3. Perder te motiva

A nadie le gusta perder. Pero hay una gran diferencia entre los emprendedores y el resto de la gente: A los primeros los motivan los fracasos.

No ponen excusas ni se quejan ni se rinden. En vez de eso, utilizan los fracasos para motivarse.

4. Te guía la pasión

La pasión nos lleva a tomar riesgos y a perseguir nuestros sueños. Para los emprendedores, también significa enfocarse solo en las metas que les apasionan. Los motiva a ver esas metas alcanzadas, sin que importen las distracciones ni los obstáculos.

Si eres el tipo de persona que trabaja cuando algo le duele o que termina un proyecto antes de la fecha límite, la pasión te guía.

5. Te aburres fácilmente

¿Crees que te aburres con facilidad? Algunas personas creen que ese es un problema. No hay nada de malo con aburrirse con actividades que no aprovechan tus habilidades.

6. Eres capaz de retrasar la gratificación

Pocos emprendedores exitosos experimentan el éxito de la noche a la mañana. La realidad es que puede tomar años, si no es que décadas, para que los emprendedores desarrollen y lancen un negocio. Incluso después de haberlo iniciado, toma un tiempo considerable ver ganancias.

Por esto, los emprendedores son pacientes y están dispuestos a retrasar la gratificación. Al mismo tiempo, son capaces de ver la luz al final del túnel.

7. Puedes detectar tendencias

Cuando los emprendedores andan de un lado a otro, siempre están al pendiente de lo que sucede a su alrededor, porque están buscando tendencias y analizando lo que los clientes piden.

8. Piensas en grande o te vas a tu casa

Usualmente se nos dice que no apostemos la casa, escribe Lauren Elmore, presidenta de de Firmatek. "Por lo general es un buen consejo. Pero de hecho, el mejor consejo de negocios que he recibido es lo contrario: Apuesta la casa".

"Es el mejor consejo que he recibido porque no es una cosa singular que se hace y ya", explica Elmore. "Es una forma de vida y una mentalidad que promueve tomar riesgos y dar todo lo que tienes para hacerlo funcionar."

Desde luego, apostar todo no quiere decir que lo hagas sin cuidado. Los emprendedores minimizan los riesgos rodeándose de la gente correcta e identificando sus temores para liberarlos.

9. Tienes un historial de perder trabajos

¿Has pasado de trabajo en trabajo porque te despiden? No te avergüences. Quizás, es porque eres demasiado creativo, enfocado y automotivado como para trabajarle a alguien más.

10. Nunca estás satisfecho

¿En la escuela superaste a tus compañeros en lo académico o deportivo y aún así te sentías decepcionado? ¿Haces más, pero aún así sientes que es insuficiente?

Constantemente te esfuerzas de más porque sabes que las victorias duran poco. Por eso es que ves a muchos emprendedores empezar un próspero negocio y migrar a otro, quieren enfrentar nuevos retos.

Quizá aún no has hecho el salto emprendedor, pero si estas 10 características te resultan familiares, entonces es momento de no sólo pensar, sino actuar.

10 vistas