Buscar
  • Karen C

4 Pasos para sentirte orgulloso de ti mismo


Las personas más exitosas no se preocupan por la competencia, se ocupan de sí mismos.

Grandes personajes como Steve Jobs, Carlos Slim y Gandhi, no son superiores que tú o que yo, solo se dirigen a sí mismos de mejor manera, con pasión y disciplina. No se preocupan por la competencia; se ocupan directamente de ellos mismos. Están muy conscientes de que los demás no son la causa de sus fracasos; si no triunfan alguna vez, saben que es porque no se dirigieron a sí mismos lo suficientemente bien, y para corregirlo, lo primero que hacen es examinarse a sí mismos, reflexionando para aclarar su mente siendo realistas, y sobre todo, tratando comprender en dónde están sus debilidades personales para corregirlas.

Parte fundamental para sentirnos orgullosos de nuestros logros, es saber dirigirse a uno mismo de forma eficiente. Sin embargo esto puede llegar a ser todo un reto, pues estamos tratando a la persona más complicada o sea nosotros mismos, por lo tanto es normal cometer algunos errores en el proceso. A continuación te muestro los errores más comunes al querer dirigirte. Los 3 errores para dirigirte: 1.No saber a dónde ir. 2. Falta de enfoque. 3. No invertir el tiempo suficiente para aclarar el panorama de tu vida.


Ahora aquí te presento, algunos puntos importantes que te ayudarán a dirigirte mejor. 4 puntos para dirigirte extraordinariamente bien 1. Aprende a seguir a quien admiras. Quienes nunca han seguido el ejemplo de alguien más son personas orgullosas, poco realistas y rígidas. Con el tiempo se vuelven ineficientes pues apartan a las personas de ellos. 2. Desarrolla la Autodisciplina. Tomarás decisiones coherentes entre lo que piensas, dices y haces. Actuarás de manera correcta de acuerdo a tus principios y al beneficio de tu equipo. Podrás frenarte ante las tentaciones que se te vayan presentando. Recuerda que el precio de la Disciplina, siempre es menor que el dolor del arrepentimiento

3. Aumenta la paciencia. Trata de avanzar un poco más con las personas que amas, comprende que no todos van a tu ritmo. Detente un poco y trata de permanecer conectado emocionalmente con tu gente para ayudarles a cumplir sus sueños, mantenerlos motivados y en acción. 4. Escucha y ponlo en práctica. Busca, acepta y sigue el consejo de personas que consideres “superiores” a ti o personas que tengan más experiencia y conocimientos que tú en algún sentido. Además haz una revisión cada semana sobre tus triunfos, fallas y alcances.

Dirigirte a ti mismo extraordinariamente bien, significa que te riges por normas más estrictas que las de los demás. No sólo porque eres responsable de tus acciones, sino también porque lo eres de las personas a quienes diriges. Es necesario que primero estemos bien con nosotros mismos, si hay oportunidades de mejoras llevarlas en marcha, para que podamos ser guía para otros. Siempre dispuestos a procurar hacer lo correcto, sin importar lo mucho que hayamos logrado ni lo poderosos que seamos.

“Nada demuestra de modo más concluyente la capacidad que tiene una persona de dirigir a otros, que lo que hace día a día para dirigirse a sí mismo”. – Thomas J. Watson

7 vistas