Buscar
  • Karen C

4 tips para reducir el estrés


Pon en práctica estas técnicas para mejorar tu salud física y mental.

Evitar el estrés, o la sensación de sentirte abrumado es casi imposible, es una parte natural de la vida, y el hecho de superar los obstáculos es lo que nos permite crecer y ser versiones cada vez más fuertes y poderosas de nosotros mismos. Lo que sí es posible es cambiar la forma en la que entendemos el estrés y aprender a entenderlo mejor y a asimilarlo de formas sanas. Si el estrés no se reconoce y maneja de manera correcta, puede ocasionar problemas de peso, problemas digestivos, falta de agudeza mental e incluso depresión.

Por ello, es importante reconocer esos niveles de estrés y comenzar a implementar estos cuatro principios propuestos por Corene Summers experta en el tema.

1. Reduce el estrés poniéndote a ti en primer lugar

Tú eres el único CEO de tu cerebro y de tu cuerpo, y el mayor factor de tu éxito, así que intenta invertir en tu paz mental con actividades relajantes cada día. La meditación es una de las mejores técnicas, pero puede ser algo retadora al principio. Si quieres triunfar meditando, primero debes ser capaz de hacer dos cosas: relajarte y concentrarte. Estas son dos capacidades que nuestra estimulante cultura moderna de tecnología, redes sociales, exceso de trabajo y multitasking ha vuelto muy complicadas. Empieza con técnicas de respiración amables, con yoga restaurador y encuentra pequeñas formas de ser bueno contigo mismo y de divertirte más. Puedes intentar dar pequeños paseos, pasar tiempo al aire libre, escribir en tu diario, hacer actividades artísticas o escuchando música instrumental. Si puedes poner en práctica alguna de estas actividades por lo menos 10 minutos al día durante las siguientes semanas, verás muy buenos resultados.

2. No te olvides de respirar

Cuando te encuentras frente a un problema o te sientes abrumado, respirar correctamente te ayuda a soltar la tensión física, tranquilizar el sistema nervioso y traer nueva energía al cerebro. La respiración es el mejor método para alejar los pensamientos que te hacen sentir estresado o ansioso, y regresar al presente donde puedes hacer cosas desde un estado mental mucho más pacífico. Intenta este ejercicio de un minuto: cierra tus ojos y cuenta diez respiraciones largas y lentas, aspira y expira. Respira profundamente llevando todo el aire que puedas a tu estómago. Concéntrate totalmente en la cuenta, intentando soltar tus pensamientos y distracciones conforme exhalas.

3. Emprende una actividad a la vez

Una vez que has dominado la meditación y las prácticas de auto cuidado, sé consciente de tu trabajo y del flujo del mismo. El mindfulness es simplemente el arte de vivir en el presente de manera consciente, experimentando la vida conforme sucede. Cuando trabajas desde este estado de intención mental, reducen las distracciones y mejora la concentración productiva. Para incluir el mindfulness en tu carga de trabajo diaria, intenta bloquear tiempos para tus actividades y concentrarte en una sola tarea hasta que esté terminada antes de pasar a la siguiente. En lugar de ser multitasking, primero concéntrate en las áreas que te agregan mayor valor, trabajando en un pendiente a la vez. Cuando tengas que hacer cosas que no te gustan tanto, en lugar de verlas como una carga, permítete ser creativo y descubrir nuevas experiencias en una rutina familiar notando cada aspecto de tus acciones como si fuera la primera vez que las haces. Sé consciente de cada paso y sumérgete por completo en el progreso hasta que lo hayas terminado.

4. Date un descanso y celebra

Recuerda sentirte orgulloso de todo lo que has logrado en el día o durante la semana. No importa qué tan grande o pequeño pueda parecerte, enorgullécete de lo que haces y de quien eres. Toma las tres cosas por las que estás más agradecido o los logros que quieres celebrar y escríbelos en un papel que puedas pegar en tu espejo, en tu computadora o en tu refrigerador para que puedas verlos como un recordatorio constante de lo que has logrado y por lo que estás trabajando tan arduamente. Es una gran forma de motivarte para mantenerte atento a tus objetivos, tus pasiones y a las cosas que te hacen feliz. Cámbialos diariamente o por lo menos una vez a la semana, pero nunca olvides los logros pasados.

Convierte el estrés en un valor

Si trabajas para implementar cada una de estas cuatro ideas a tu vida diaria, verás que empiezas a manejar mejor las situaciones estresantes, sintiéndote más en calma y con mayor claridad mental. Empezarás a caminar hacia tus objetivos y ambiciones con energía renovada, con propósito y motivación. Estas técnicas toman tiempo y paciencia, pero valen cada minuto que les inviertas. Estas técnicas te permiten no sólo mejorar tu fortaleza física y mental, sino realmente triunfar a tu máxima capacidad mientras pones en armonía tu mente, cuerpo y propósito.

4 vistas