Buscar
  • Karen C

8 gastos que puedes reducir para ahorrar en tu negocio


Imagen de: Finanzas personales.

El dinero no desperdiciado  es la ganancia más fácil que puedas tener.


Los negocios independientemente del tamaño que sean deben hacer dinero. Así que, ¿por qué los dueños de pequeños negocios gastan dinero en cosas que no necesitan?

Según Business Insider, los problemas de flujo de dinero representan el 82 por ciento de los fracasos de los pequeños negocios. Eso es casi el doble del segundo factor que los lleva al fracaso. Si manejas una Pyme es más probable que tengas éxito vendiendo un producto que nadie necesita que quedándote corto de capital.

Reducir los gastos puede ser complicado. ¿Cómo saber qué gastos son necesarios y cuáles no?

Hay gastos necesarios que te hacen ganar dinero o que te diferencian de la competencia. Si gastas mucho en personal para servicio al cliente pero tu compañía ofrece el mejor servicio al cliente de la industria, no es un gasto innecesario, es un diferenciador en el mercado. Si gastas muchísimo dinero en un servicio automatizado que rara vez usan tus empleados, ese es un gasto que puedes eliminar.

Revisa estos potenciales puntos de ahorro en tu negocio:

1. Papelería

Los gastos de impresión pueden elevarse rápidamente. El papel, la tinta y el mantenimiento de las máquinas ya son malos, y además hay que sumar que los empleados pierden tiempo lidiando con las impresoras. Elimina todo el papel que puedas para optimizar la operación y reducir costos. Usa servicios en línea para firmar contratos, para que hasta tus documentos más importantes no tengan que pasar por una impresora.

2. Reuniones fuera de la ciudad

Viajar es un gasto. Redúcelo invirtiendo en softwares para conferencias en línea que te permitan tener reuniones cara a cara en cualquier lugar del mundo. No tienes que eliminar todos los viajes, habrá reuniones fuera con buenos prospectos que te representen ganancias a futuro, pero deja tu presupuesto para viajes de alta prioridad.

3. Proveedores grandes

Los proveedores grandes esperan que los negocios pequeños encajen en las ofertas que ya tienen. Hay opciones locales más pequeñas que pueden personalizar sus servicios para darte exactamente lo que necesitas. Haz una lista de las grandes compañías con las que trabajas y luego busca si hay opciones de empresas locales que te puedan ofrecer un servicio más personalizado por menos dinero.

4. Seguros

Los seguros no son baratos, y no tampco sugiero que tengas que dejarlos todos. Ya sea seguros de autos, inmobiliario o de riesgos, revisa regularmente tus contratos para ver si hay otra compañía que pueda ofrecerte una opción mejor. El tiempo que inviertas será mínimo y te puede ahorrar miles de pesos anuales, teniendo los mismos beneficios. Si el dinero es realmente escaso, aumenta los deducibles de tus pólizas. 

5. Sumar empleados cuando hay freelancers que pueden hacer el trabajo

¿Realmente necesitas contratar diseñadores gráficos o editores de tiempo completo para hacer unos pocos trabajos al mes? Ofrece puestos de medio tiempo para los roles más pequeños. Contrata talento externo de freelancers para tareas específicas, pero no te vayas por los más baratos. Puede que los mejores freelancers tengan costos más elevados, pero es mejor pagar más por un trabajo bien hecho, que pagar por un mal trabajo y luego tener que volver a pagar para que alguien lo arregle. 

6. Intereses en tarjetas de crédito

Si usas una tarjeta, págala entera cada mes. Los intereses se elevan rápidamente y una vez que te acostumbras a pagarlos, es difícil dejar de hacerlo. El interés promedio de una tarjeta de crédito es del 15.96 por ciento, esto implicaría ahorrar miles de pesos si logras pagar la tarjeta de crédito por completo cada mes.

7. Tecnología que gasta energía

La energía verde no sólo es buena para el ambiente, también es buena para tu cartera. Instala focos ahorradores y motiva a tus empleados a apagar sus computadoras cuando se vayan.

8. Espacio de oficina que no se usa

¿Tienes clientes que visten tus oficinas regularmente? Si no, considera mudarte a un espacio en el que pagues menos renta en una zona menos costosa. 

Un peso ahorrado puede ser un peso ganado, pero no puedes hacer crecer tu negocio si no lo inviertes. Págale a tus mejores empleados lo que valen. Invierte en software que te ayude a darle un mejor servicio a tus clientes. Usa técnicas de marketing que te den buenos resultados. 

4 vistas