Buscar
  • Karen C

Cómo conseguir un ascenso gracias a tu imagen profesional


Si eres el mejor entonces debes parecerlo. ¿Cuáles son las claves para provocar tu ascenso poco a poco? Aquí algunos consejos para ver tu imagen como una herramienta para tu crecimiento profesional.

¿Es posible que tu imagen te ayude a ser promovido en tu trabajo? Claro, aunque no es un proceso inmediato y por ello muchos se desesperan al creer que cuidar su imagen un día no hace gran diferencia. Pues te tengo una noticia, si lo hace cuando inicias un proceso de mejora personal con disciplina y determinación. Si cuidar la imagen a diario fuera fácil cualquiera lo haría.

¿Cuáles son las claves para provocar tu ascenso poco a poco? Toma nota y aplícalas.

Debes de saber qué imagen proyectas actualmente

Si tú sólo te respondes no cuenta. Tu imagen es un ejercicio de percepción pública. Lo que la mayoría opine de tu desempeño es tu imagen profesional; lo que la mayoría opine de tu aspecto y manera de vestir es tu imagen personal. Importa lo que tu jefe piensa de ti, tus clientes, compañeros de trabajo.

Es muy sencillo de entenderlo: sólo aquello que se conoce, que sabes con certeza su estado actual puede mejorarse y, como en muchas cosas de la vida, aquellos que creen que no necesitan mejorar su imagen son (curiosamente) los que más necesitan actualizarla. Este es un ejercicio para tu ego.

Pregúntale a los demás abiertamente “¿Qué opinas de mi imagen actual? ¿De mi desempeño profesional? ¿Qué mejorarías de mi aspecto?” Haz esta pregunta mínimo a diez personas. Escucha su respuesta, no intentes contestarles, simplemente agradece su honestidad. Será un ejercicio muy interesante y al investigar sabrás qué imagen proyectas realmente a los demás. Es tu punto de partida.

Entiende que la imagen de la empresa rige tu imagen personal

Todos tenemos algo rebelde en nuestro interior. Nadie debería de decirte cómo vestir en tu trabajo, sin embargo, tampoco nadie nos ha enseñado a vestir profesionalmente, sólo nos guiamos por lo que vemos de los demás.

Si trabajas en una empresa conservadora no intentes cambiar su vestimenta a una exageradamente casual y, por el contrario, si laboras en una empresa tecnológica o creativa, no esperes que la organización se vista formal y clásica.

¿Te das cuenta? La clave está en adaptarse. La empresa promoverá a aquellos que observe que representan la imagen que desea, que viven su cultura (y la manera de vestir es parte de ella). Entonces, viste según el código de vestimenta e infórmate en qué consiste.

Actualiza tu corte de cabello

¿Hace cuántos años que no cambias tu corte de cabello? ¿Tu corte actual te ayuda a proyectar una imagen profesional de acuerdo a tu jerarquía?

En los hombres, el corte de cabello es uno de los elementos de la imagen personal que más delata a quienes se quedaron con una apariencia de hace años. Si todo se actualiza, tu rutina e incluso tu celular, tampoco olvides tu corte de cabello. Acude con un buen estilista que te explique qué te favorece por tu forma de cara, tipo de cabello y la imagen profesional que necesitas. Jamás vuelvas a decir “como siempre”.

En las mujeres es un tema más extenso. ¿Cuánto tiempo deseas realmente dedicarle a diario al arreglo de tu cabello? Si respondes 5 minutos entonces elige un corte de cabello que favorezca a tu forma de cara y sea muy práctico peinarlo, podría ser un corte hasta los hombros. Elegir un corte de cabello largo implica más tiempo de arreglo cada mañana, una mayor inversión económica para cuidarlo con tratamientos capilares cada mes. De nada sirve tener un cabello largo maltratado o peinado de chongo todos los días porque se te hizo tarde.

El cabello en la mujer es uno de los 4 pilares de una buena imagen. Proyecta profesionalismo y liderazgo, así que si tu intención es que tu imagen profesional te ayude a ascender de puesto préstale especial atención al arreglo de tu cabello.

Invierte en tu ropa y actualiza tu guardarropa

Más del 70% de tu imagen la proyectas en tu trabajo. Por ello es mejor que empieces a ver a la ropa como una herramienta para tu crecimiento profesional.

Es muy común que en tu guardarropa te falten prendas esenciales para proyectar una imagen de más alto nivel, ropa que te ayudará a proyectar más liderazgo. A veces te das cuenta que tienes más ropa informal y el puesto al que aspiras es más ejecutivo, gerencial o directivo. Es momento de adquirir un par de trajes, sacos, camisas, zapatos de suela de cuero, pantalones de vestir. En el caso de ellas: sacos, blusas, pantalones de vestir, zapatillas cerradas, faldas, vestidos, etc..

¿Sabías que la empresa ascenderá a aquellos que ve listos para el siguiente nivel? Debes de vestirte para el trabajo que deseas, no para el que tienes. Ninguna empresa te dirá “Te ascenderemos de puesto así que te damos 1 año para que mejores tu imagen”.

David Navarro, consultor en Imagen Pública y Director General de Imagen Excellence, recomienda un plan de actualización de guardarropa (según tus posibilidades económicas) de entre 6 meses a 1 año. Es mucho mejor invertir en ropa de calidad que ropa que se desgaste en muy poco tiempo. No hagas todas tus compras en una sola visita ni en una única marca. A veces las prendas que más nos gustan no nos favorecen por nuestras características físicas, como nuestra estatura, complexión, color de piel, entre otras.

Mejora tu habilidad de hablar en público

Hablar en público te hace visible. Si deseas ascender de puesto tu habilidad de comunicación verbal es esencial. Pararte frente a un grupo de personas y hacer una presentación efectiva te hará destacar poco a poco, los demás comenzarán a conocerte mejor, a saber más de ti. Navarro, aconseja que parte fundamental para mejorar la comunicación es aprender a estructurar las ideas, habla con más volumen, haz cambios de entonación en tu voz, sé natural, no te conviertas en un robot al hablar.

En las juntas de la empresa, empieza a participar más con tus comentarios, prepárate para compartir tus ideas, no tengas miedo, no hay comentarios malos ni buenos, el tuyo puede funcionar. Debes de verte a ti mismo como el promotor número uno de tu éxito profesional. Nadie más hará ese trabajo por ti.

Haz que tu trabajo sea tan bueno que nadie pueda ignorarlo

¿Quieres que algo se cumpla? Pídeselo a alguien ocupado. Este es uno de los dichos más populares y más sabios. No te predispongas a que es imposible seguir estos consejos sin antes intentarlo. Abandona ese pensamiento que no te funciona, te hará quedarte en tu zona de cómoda. Está hablando un vez más tu ego y temor a no poder cumplir el objetivo. No necesitas más inteligencia sino menos resistencia.

Comienza a hacer mejor tu trabajo y a dar mejores resultados. De poco sirve trabajar 8 horas a diario si producimos tan poco. La solución no es trabajar más horas sino organizarnos mejor.

Si quieres ascender de puesto conviértete en un recurso más valioso, en un elemento que vale más que el año pasado, rebasa las expectativas, rétate a hacerlo cada vez mejor.

Piensa, Actúa y viste como triunfador

Tu éxito comienza en tu mente y se materializa en tu exterior. Provoca tu ascenso con un plan estratégico, sé constante y proactivo.

Una imagen profesional exitosa reside en la congruencia. Si eres el mejor entonces debes también parecerlo, tanto en tus acciones, palabras y tu imagen. Con el tiempo habrás construido tu activo más valioso, una reputación de acero que será tu carta de presentación ante cualquier nuevo reto.

Fuente: David Navarro, consultor en Imagen Pública y Director General de Imagen Excellence. Cuenta con más de 14 años de experiencia, en los cuales ha capacitado a altos ejecutivos y grandes empresas en áreas de la vestimenta de negocios, lenguaje corporal, protocolo ejecutivo y hablar en público.

20 vistas