Buscar
  • Karen C

La importancia de no sobrepensar las cosas


Pensar demasiado tus decisiones retrasa el crecimiento de tu negocio. ¡No tengas miedo, aventúrate!

Existe una teoría muy simple del por qué los emprendedores fallan a la hora de llevar a cabo sus proyectos: por pasar mucho tiempo analizando sus opciones.

Siempre es importante tomar tiempo para estudiar y así aprender nuevas cosas. Pero ¿En dónde queda el momento para entrar en acción? ¿Hasta cuándo sabes que ya has leído lo suficiente? ¿Con cuántos expertos tienes que hablar? ¿Ya asististe a suficientes cursos y eventos?

Claro que estas son grandes maneras de recolectar información, pero llega un momento en el que tienes que saltar para poder seguir adelante.

En lo personal, tengo un amplio interés en el emprendimiento, pero también es cierto que tengo cierta indecisión, por echar a andar mi proyecto, sigo pensando en cómo arrancaré, qué acciones se llevarán a cabo si algo no sale de acuerdo a lo planeado, entre otras barreras que mi mente crea en modo de defensa.

Por lo general, los emprendedores siempre consideran los más pequeños detalles y se obsesionan con todo. Eso está bien, pero también hay que aclarar: “¡Tenemos que seguir adelante! ¡No podemos perder de vista nuestra meta!”. Al final de cuentas el éxito surge de las caídas.

Volverse emprendedor significa que aceptas equivocarte y seguir adelante. No puedes estar esperando hasta que el último detalle funcione porque mientras eso pasa, el mercado se te puede estar escapando.

En algún punto tienes que apagar tu cerebro y decidir. La realidad es que estar pensando en tu décimo movimiento cuando ni siquiera has hecho el primero no tiene sentido.

Cuando intentas explicarlo todo, inevitablemente empiezas a hacer suposiciones y con el tiempo he aprendido que las mías casi siempre están mal y quizás las tuyas también lo estén.

Nunca vas a tener todas las respuestas. Recuerda claramente: ¡la vida te puede sorprender!

Habrá giros inesperados, así que ojalá tengas la suficiente confianza en ti mismo para poder eliminar cualquier obstáculo de tu camino.

Es completamente normal sentirse nervioso, pero ser emprendedor requiere de mucho coraje y valentía. Definitivamente el serlo no es para todos ya que si te da miedo lo desconocido o cometer un error debes pensar bien si realmente estás dispuesto a aceptar el compromiso de convertirte en uno.

Si te estás esforzando por salir adelante, puede que estés sobrepensándolo. Para poder liberarte y tomar el control concéntrate en lo siguiente:

1. Está bien no siempre saber la respuesta.

No nacemos sabiéndolo todo. Si alguien te pregunta algo que no sabes, simplemente dile que por el momento desconoces la información, que investigarás y para la próxima lo sabrás. Nunca finjas saberlo

.

2. Da pasos pequeños.

Ser exitoso requiere de más tiempo del que imaginamos. Lo que significa: mirar hacia adelante pero no tan lejos. Sé que no quieres perder de vista tu meta, pero tampoco puedes dejar que esta te intimide. El camino que decidas tomar será siempre diferente al de los demás. Es por eso que en algún punto debes dejar de estudiar e investigar para ponerte en marcha.

3. Establece fecha límite

Las buenas decisiones toman su tiempo así que no te presiones. Ya sean acertadas o no, pienso que en la vida lo más importante es que hagas una elección. No dejes que tu miedo te detenga. Los emprendedores no esperan a que las cosas pasen, ellos las hacen. Si mantienes la mente abierta, tus proyectos se llevarán a cabo antes de lo que te imaginas.

6 vistas