Buscar
  • Karen C

Razones por las que tienes que ser duro contigo mismo


Imagen de: Mundo Adecco.

Las personas que son buenas jamás se arrepienten de hacer las cosas correctas.


Lo correcto es casi siempre lo más difícil de hacer. Es por eso que necesitamos hacer las cosas correctas y ser duros con nosotros mismos. Necesitamos reflexionar sobre nuestra situación, cómo actuamos y cómo tomamos decisiones. Sin embargo, somos humanos imperfectos por naturaleza que muchas  veces nos equivocamos y tomamos el camino fácil. Evitamos las decisiones difíciles, esas que con mayor frecuencia suelen ser las correctas.

Sé honesto y duro contigo cuando sea necesario. Di la verdad y pide la verdad.

Cuando eres duro contigo mismo, demandas lo mismo para los demás. No tengas miedo de ser duro. Desafía a laa personas a serlo también. Cuando la gente es desafiada prestan más atención, se vuelven satisfechos y comprometidos cuando tienen problemas que resolver. Los que te rodean te apreciarán más por ser firme y tener decisión.

Ser duro implica, por ejemplo. Tomar la difícil decisión de trabajar en fin de semana en vez de irte de fiesta. Ahorrar tu dinero en vez de gastarlo. Mejora tu vida. Estás invirtiendo en ti mismo. Ahora, cuando eres duro contigo mismo, estás empezando a ser la mejor versión de ti, esa que siempre haz querido ser.

A veces cuando necesitas tomar una decisión difícil es posible que te encuentres estancado. Usualmente eso significa:

1. Falta de información. Esto puede pararte en frío. Obtén más información si la necesitas para hacerlo mejor.

2. Miedo. No puedes vivir con miedo de lo que podría pasar o a quién no le guste tu decisión. Considera los hechos y haz lo que tú piensas  que es lo mejor.

3. Preocuparse por los errores del pasado. Pon el pasado en donde va, detrás  de ti y síguete moviendo hacia delante. No dejes que las circunstancias de hoy se mezclen con alguna situación del pasado.

Nunca tengas miedo de apostar por ti mismo. Tomar una decisión es sinónimo de ser valiente y desafiante. Tomar decisiones difíciles y ser duro es una señal de crecimiento. Eso significa que estás poniendo prioridades y metas que son lo suficientemente importantes para ti que olvidarás la gratificación instantánea por el logro a largo plazo.

Esto podría ser incómodo y muy difícil al principio pero la práctica hace al maestro. Te parecerán más fáciles tus decisiones si sabes que estás en el camino correcto.

Al hacer esto, probablemente muchas personas te juzguen de ser alguien irracional y sí, lo estás siendo, pero en un buen sentido, estás saliéndote de la zona cómoda y tomando las posibilidades que si te funcionan. Así que no te detengas.

Ser una persona dura no significa que seas una persona constantemente decepcionada o infeliz. Significa que estás desarrollándote en algo mejor y que estás comprometido con vivir y no sobrevivir como los demás.

26 vistas